El método Lidcombe

El método Lidcombe para el tratamiento de la tartamudez

SAGITALIA por medio de Rocío Jiménez Vallejo, primera profesional en Andalucia especializada en el Programa Lidcombe le ofrece sus servicios especializados en el tratamiento de la tartamudez específicamente en los niños menores de seis años, aunque también es eficaz con los niños en edad escolar.

El Programa Lidcombe es llevado a cabo por los padres, no por el logopeda. El papel del logopeda no es más que enseñar a los padres cómo llevar a cabo el tratamiento. Durante estas edades el niño no es consciente que tartamudea y no ve correcciones, tan solo un juego.

El método es revolucionario ya que se interviene en una franja de edad -de 2 a 6 años- donde no se intervenía de forma directa con el método tradicional y ahora sólo mediante el juego y en el entorno del niño -su hogar- se realiza el método siendo el logopeda su propia madre o padre.

Para el éxito del tratamiento los padres se tienen que involucrar de manera activa, desde el cariño y la comprensión observan a su hijo y le ayudan con respeto. Sin agobios y sin cargarle la responsabilidad de hablar diferente, ayudan al niño a integrarse y a desarrollar plenamente su función del habla. Siempre en un ambiente de juego y en el entorno familiar del niño.

Las investigaciones realizadas hasta la fecha han demostrado que, después del tratamiento las disfluencias remiten o están presentes sólo en un grado muy leve, y que estos resultados se mantienen durante el periodo de supervisión posterior al que se someten los niños. Las investigaciones preliminares también muestran que el programa no interfiere en las relaciones padres e hijos y no tiene ningún efecto aparente en otros aspectos de la comunicación. De hecho, los padres informan que sus hijos son más extrovertidos y hablan más después del tratamiento.

Fue desarrollado por un equipo dirigido por el profesor Mark Onslow y constituido por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sydney y personal clínico de la Unidad de Tartamudez del Servicio de Salud de Bankstown.

El programa es administrado por los padres en el entorno diario del niño. Los padres aprenden cómo realizar el tratamiento durante visitas semanales al logopeda. En estas visitas, el logopeda dirige al padre demostrando varias características del tratamiento, observando cómo el padre realiza el tratamiento y guiándole acerca de cómo debe continuar el tratamiento. Este entrenamiento paterno es esencial ya que es responsabilidad del logopeda asegurar que el tratamiento se realiza correctamente y es una experiencia positiva para el niño y su familia.


Privado